¿Cuál es la diferencia entre algunos creyentes y los demonios?


Jesús es la Palabra.
Creer en Él es infinitamente más que solamente creer en su existencia y seguir una religión en su Nombre.
Si eso fuera suficiente, la mayoría de los creyentes no tendría una vida tan desdichada.
Creer en Él implica oír y obedecer Su Palabra. 
Abraham no tenía Biblia. Para leer y obedecer a Dios. Dios tuvo que emitir el sonido de su voz, para poder hablar con Abraham y no sólo con el si no también con sus demás siervos, aveces les hablaba a través de sueños, visiones y profecías. Pero hoy, Dios habla por medio de Jesús, en su palabra, a través de la Sagrada Biblia.
“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de Su gloria, y la imagen misma de Su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de Su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de Sí mismo, Se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas…” Hebreos 1:1-3
Aceptar a Jesús significa aceptar su voz, su palabra, ponerla en práctica, obedecerla, en fin, someterse enteramente a ella. El inconveniente es cuando algunas personas dicen creer en Jesús y no lo obedecen dejando un mal testimonio y a personas heridas por sus actos.

"Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan."  (Santiago 2:19)

Existen personas que creen en Jesús de la forma que los demonios creen. Y aún creyendo en Jesús, los demonios no obedecen. Así también acontece con algunos creyentes. Creen en Jesús, pero no le obedecen. Entonces ¿cuál es la diferencia entre ellos y los demonios? Ninguna, al menos que se arrepientan y busquen a Dios en la sinceridad de su corazón. 
La vida del demonio no cambia porque son eternos rebeldes. Y la vida de los creyentes rebeldes tampoco cambia porque insisten en la desobediencia y en usar la palabra de Dios a su conveniencia.
Santiago se desahoga con los creyentes insubordinados diciendo:

“Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.” Santiago 2:18

En otras palabras: ¿de qué sirve decir creer en Jesús, y no tener obras, ni frutos? 
¿Por casualidad ese tipo de fe salva? ¿cambia la vida de alguien? ¿puede ayudar a los demás?
Es por eso que muchos creyentes oran, ayunan, alaban y defienden sus respectivas iglesias y doctrinas, pero sus vidas son como la tierra árida. No nace ni siquiera pasto.
Si Jesús nos dio su Palabra, ¡entonces hay que practicarla! 
Mensaje parafraseado del Blog de Obispo Macedo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diezmo, Ofrenda y Sacrificio.

Los beneficios de leer la biblia

Ciencia & Biblia